Compilación de Criterios Normativos
Impuesto al Valor Agregado

25/2001/IVA
Retenciones impuesto al valor agregado. No procede por servicios prestados como actividad empresarial.

Del análisis al artículo 1o.-A, fracción II, inciso a) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado se desprende que la retención de dicho impuesto únicamente es procedente en aquellos casos en que se trate de servicios personales independientes y por el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, y no así en caso de que se presten servicios como parte de la actividad empresarial del contribuyente.

Por lo anterior, de conformidad con el último párrafo del artículo 14 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado la retención, tratándose de prestación de servicios, únicamente se dará cuando no tengan la característica de actividad empresarial, en términos del artículo 16 del Código Fiscal de la Federación, y por lo mismo puedan considerarse servicios personales.

26/2001/IVA
Exención impuesto al valor agregado. No abarca a servicios parciales en construcción de casa habitación.

El artículo 9o., fracción II de la Ley del Impuesto al Valor Agregado establece que no se pagará dicho impuesto en la enajenación de construcciones adheridas al suelo destinadas o utilizadas para casa habitación, asimismo el artículo 21-A del Reglamento de dicha ley señala que quedan comprendidos dentro de la exención la prestación de servicios de construcción de inmuebles destinados a casa habitación, la ampliación de éstas y la instalación de casas prefabricadas que sean utilizadas para ese fin.

Por lo anterior, debe considerarse que los trabajos de instalaciones hidráulicas, sanitarias, eléctricas, de cancelería de fierro o aluminio y, en general, cualquier labor que los constructores de inmuebles contraten con terceros para realizarlos o incorporarlos a inmuebles y construcciones nuevas destinadas a casa habitación, no se encuentran incluidos en la exención prevista en el artículo 9o., fracción II de la mencionada ley, ya que dichos servicios no son por sí mismos construcciones adheridas al suelo, ni implican la edificación de inmuebles.

27/2001/IVA
Enajenación de equipo agrícola. Tasa del 0% en el impuesto al valor agregado.

El artículo 2o.-A, fracción I, inciso e) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado enumera una serie de implementos agrícolas por cuya enajenación se debe aplicar la tasa del 0%. En tal virtud, a efecto de apreciar debidamente si a la enajenación de un determinado equipo le es aplicable la tasa de referencia, se deberá atender al uso y características que el mismo tiene, no obstante que, derivado de la nueva tecnología, invención, innovación o cualquier otra causa, el equipo de que se trate tenga una denominación distinta, siempre que su función cumpla exclusivamente con los supuestos del inciso que se comenta, conserve su carácter esencial y no pueda ser destinado a otros fines.

45/2001/IVA
Servicios profesionales de medicina.

Para los efectos de lo dispuesto en el artículo 15, fracción XIV de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, no se pagará el impuesto por la prestación de servicios profesionales de medicina, cuando su prestación requiere título de médico conforme a las leyes, siempre que sean prestados por personas físicas, ya sea individualmente o por conducto de sociedades civiles.

Asimismo, el artículo 31 del Reglamento de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, señala que los servicios profesionales de medicina por los que no se está obligado al pago del impuesto, son los que requieran título de médico, médico veterinario o cirujano dentista.

Por ello, la prestación de servicios profesionales distintos de los señalados en el párrafo anterior, quedan sujetos al pago del impuesto al valor agregado.

Este criterio sustituye al 5.3.3. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

>79/2001/IVA
Residentes en región fronteriza.

Para efectos del artículo 2o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, se consideran residentes en la región fronteriza, a los contribuyentes con uno o varios locales o establecimientos en dicha región, por lo que se refiere a los actos o actividades que realicen en dichos locales o establecimientos.

Lo anterior también es aplicable a los comitentes u otras personas que realicen dichos actos o actividades en la región mencionada, por conducto de comisionistas o personas que actúen por cuenta ajena, con local o establecimiento en el citado lugar.

Este criterio sustituye al 5.1.1. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

80/2001/IVA
Indemnización por cheque no pagado.

Se hace referencia al caso en que el cheque librado para cubrir el valor de los actos o actividades gravadas por la ley, no es pagado por causas imputables al librador y, por consiguiente, el contribuyente se hace acreedor a la indemnización establecida en el artículo 193 de la Ley de Títulos y Operaciones de Crédito.

Dicha indemnización no formará parte de la base para el cálculo del Impuesto al Valor Agregado debido a que la indemnización no deriva del acto o actividad celebrado sino de la ley citada.

Este criterio sustituye al 5.1.4. adicionado a la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV -C-7363 de 23 de septiembre de 1997 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

81/2001/IVA
Compensación de IVA.

El saldo a favor del impuesto al valor agregado de un ejercicio posterior podrá compensarse contra el adeudo a cargo del contribuyente por el mismo impuesto correspondiente a ejercicios anteriores, con sus respectivos actualización y recargos, de conformidad con el artículo 23, primer párrafo del Código Fiscal de la Federación, puesto que se trata de saldos a favor y a cargo que derivan de una misma contribución.

Este criterio sustituye al 5.1.5. adicionado a la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV -C-7363 de 23 de septiembre de 1997 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

82/2001/IVA
Productos destinados a la alimentación.

En relación con lo dispuesto en el artículo 2o.-A, fracción I, inciso b), con exclusión de las excepciones contenidas en los numerales 1, 2, 3 y 4 de dicho inciso, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, el cual señala que la enajenación de los productos destinados a la alimentación está gravada a la tasa del 0%, se estará a lo siguiente:

Se entiende por productos destinados a la alimentación, aquellos que, sin requerir transformación o industrialización adicional, se ingieren como tales por humanos o animales para su alimentación, aunque al prepararse por el consumidor final se cuezan o combinen con otros productos destinados a la alimentación.

La enajenación de los insumos o materias primas que se incorporen, dentro de un procedimiento de industrialización o transformación, a productos destinados a la alimentación, ha estado afecta a la tasa del 0% siempre que dichas materias primas o insumos se contemplen en la definición del párrafo anterior.

La enajenación de insumos o materias primas, tales como sustancias químicas, colorantes, aditivos o conservadores, que se incorporan al producto alimenticio, está afecta a la tasa general, salvo que se ubiquen en la definición del segundo párrafo de este criterio.

Este criterio sustituye al 5.2.1. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

83/2001/IVA
Alimentos preparados.

Para los efectos del artículo 2o.-A, fracción I, último párrafo de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, se consideran alimentos preparados para su consumo en el lugar de su enajenación, los alimentos enajenados como parte del servicio genérico de comidas, prestado por hoteles, restaurantes, fondas, loncherías, torterías, taquerías, pizzerías, cocinas económicas, cafeterías, comedores, rosticerías, bares, cantinas, servicios de banquetes o cualesquiera otros de la misma naturaleza, en cualquiera de las siguientes modalidades: servicio en el plato, en la mesa, a domicilio, al cuarto, para llevar y autoservicio.

Se considera que prestan el servicio genérico de comidas las tiendas de autoservicio únicamente por la enajenación de alimentos preparados o compuestos, listos para su consumo y ofertados a granel, independientemente de que los hayan preparado o combinado, o adquirido ya preparados o combinados. Por consiguiente, la enajenación de dichos alimentos han estado afectos a la tasa general. Las enajenaciones que hagan los proveedores de las tiendas de autoservicio respecto de los mencionados alimentos, sin que medie preparación o combinación posterior por parte de las tiendas de autoservicio, igualmente han estado afectas a la tasa general.

Este criterio sustituye al 5.2.2. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

84/2001/IVA
Madera industrializada.

El proceso que se lleva a cabo en los aserraderos para convertir los troncos cortados y descortezados, así como las raíces de los árboles y arbustos, en tablas, tablones o cualquier otro producto de madera que pueda ser identificado por sus características específicas de forma y medidas, distinguiéndose así del vegetal en estado natural, constituye un proceso de industrialización y, por ello, la enajenación o importación de esos productos y de los desperdicios que se originen se encuentra gravada en el impuesto al valor agregado a la tasa general.

Con base en lo anterior y de conformidad con los artículos
2o.-A, fracción I, inciso a) y 25, fracción III de la propia Ley del Impuesto al Valor Agregado, así como 3o. de su Reglamento, únicamente se aplicará la tasa del 0% ó la exención a las enajenaciones e importaciones, respectivamente, de las mercancías comprendidas en las siguientes partidas de la Ley del Impuesto General de Importación, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de diciembre de 1995:

Capítulo 44:
Partida: 44.01. exclusivamente la subpartida 44.01.10., esto es, la leña presentada en la siguiente forma: leños en bruto o cortezas, trozos de leños hendidos, ramas delgadas, haces de ramajes, sarmientos de viña, gavillas de leña, cepas y raíces de árboles.

Partida: 44.03. con todas sus subpartidas.
Los alcances de los productos contenidos en cada partida se determinarán considerando las definiciones contenidas en las Notas Explicativas del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías.

Este criterio sustituye al 5.2.3. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

85/2001/IVA
Pieles frescas.

Atendiendo al sentido estricto del texto del artículo 3o. del Reglamento de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, resulta que las pieles sin industrializar de animales, como animales cortados o trozos o pedazos de animal, se ubican en el supuesto previsto en el artículo 2o.-A, fracción I, inciso a) de la Ley en mención y, en consecuencia, su enajenación se encuentra gravada a la tasa del 0%.

En este tenor el término industrializar, debe entenderse que no se industrializan las pieles que se presenten frescas o conservadas de cualquier forma, siempre que no se encuentren precurtidas, curtidas, apergaminadas o preparadas de otra manera.

Igualmente, de conformidad con lo anterior y con lo dispuesto en el artículo 25, fracción III de la propia Ley del Impuesto al Valor Agregado, está exenta de dicho impuesto la importación de los artículos previstos en las siguientes partidas de la Ley del Impuesto General de Importación, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de diciembre de 1995:

Capítulo 41:
Partidas: 41.01
41.02
41.03

Capítulo 43:
Partida: 43.01

Este criterio sustituye al 5.2.4. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

86/2001/IVA
Medicinas de patente.

Por la enajenación e importación de medicinas de patente, se aplicará la tasa del 0% o quedarán exentas del pago del impuesto al valor agregado, respectivamente, cuando puedan ser ingeridas, inyectadas, inhaladas o aplicadas por el adquirente o importador de las mismas, sin llevar a cabo ningún otro procedimiento de elaboración.

Así, la enajenación o importación de cualquier producto que para clasificarse como medicina de patente requiera mezclarse con otras sustancias o productos o sujetarse a un proceso industrial de transformación, como serían las sustancias químicas, la enajenación e importación deberán gravarse con la tasa general del impuesto al valor agregado, aun cuando se incorporen o sean la base para la producción de medicinas de patente.

Este criterio sustituye al 5.2.5. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

87/2001/IVA
Enajenación e Importación de Oro.

Los términos "cuyo contenido mínimo de dicho material (oro) sea del 80%" y "con un contenido mínimo de dicho material (oro) del 80%" previstos en los artículos 2o.-A, fracción I, inciso h) y 25, fracción VII de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, deben entenderse de la siguiente manera:

Los términos citados, conforme a una interpretación estricta, llevarían a la conclusión de que para que fuera aplicable la tasa del 0% o la exención, el oro o la pieza de oro deberían tener 80% de oro puro.

Sin embargo, hay que tomar en consideración la regla 5.1.5. de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2000, la cual establece que el 80% de oro "incluye a los materiales con los que se procesa la conformación de ese metal".

Así, la regla aclara que los preceptos son aplicables a las aleaciones de oro puro con otros metales, pero que en todo caso deben contener, en peso, la suficiente proporción de oro puro como para que la pieza pueda ser considerada de oro.

Al respecto, conforme a la Norma Oficial NOM-033-SCFI-1994, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 21 diciembre de 1995, se considera artículo de joyería u orfebrería de oro, aquél que tenga una calidad mínima de 10 quilates.

Derivado de lo antes expuesto, y para que sean aplicables los desgravamientos citados, el oro o los productos de oro señalados en los preceptos deben tener una calidad mínima de 10 quilates.

Cabe señalar que el quilate se define como cada una de las veinticuatroavas partes en peso de oro puro que contiene cualquier aleación de dicho metal. Así, se dice oro de 22 quilates a la liga de 22 partes de oro puro y, por ejemplo, 2 de cobre, y se dice oro de 24 quilates al oro puro.

El término "oro" utilizado en los artículos 2o.-A, fracción I, inciso h) y 25, fracción VII de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, abarca al oro en bruto, semilabrado o en polvo, esto es a las mercancías contempladas en la partida 71.08 de la Ley del Impuesto General de Importación publicada en el Diario Oficial de la Federación el 18 de diciembre de 1995.

Únicamente está exenta del impuesto al valor agregado la importación de oro con un contenido mínimo de dicho material del 80%, de conformidad con lo previsto en el artículo 25, fracción VII de la ley, y no así la importación de los demás productos previstos en los artículos 2o.-A, fracción I, inciso h) y 9o., fracción VIII, por referencia del artículo 25, fracción III de la ley de la materia.

Si bien la fracción III del artículo 25 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado establece que estará exenta de dicho impuesto la importación de bienes cuya enajenación esté exenta o afecta a la tasa del 0%, resulta que la tasa del 0% y la exención en las enajenaciones de oro y de productos hechos a base de oro, están condicionadas a su venta al mayoreo y no con el público en general, en el caso de la fracción I, inciso h) del 2o.-A, o a su venta al menudeo y con el público en general, en el caso de la fracción VIII del artículo 9o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

En primer término, entender que la exención a la importación es aplicable en todos los casos rebasaría los alcances de la ley. Ello es así dado que las disposiciones señaladas no establecen el desgravamiento en favor de todos los bienes señalados en las fracciones e incisos precisados, sino únicamente de aquellos que, en un caso, no se enajenen al menudeo con el público en general y, en otro caso, que sí.

Resulta también que dichas condicionantes, por su propia naturaleza, son incompatibles con el concepto de importación y sólo pueden entenderse o realizarse en el caso de enajenaciones. Por ejemplo, no tendría sentido hablar de una importación realizada con el público en general, máxime que la importación, en sí, no implica una transacción entre dos personas, y que el importador es contribuyente y sujeto incidido a la vez. Así, en virtud del principio de la interpretación estricta, dichas condicionantes excluyen la aplicación del artículo 25, fracción III, en relación con el 2o.-A, fracción I, inciso h) y 9o., fracción VIII.

Históricamente este criterio puede constatarse de la siguiente manera. A partir de 1995 se adicionó la fracción VII al artículo 25 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, para otorgar la exención a la importación de oro con un contenido mínimo de dicho material de un 80%. Esta reforma hubiera resultado innecesaria de considerarse válido el criterio de que resultaba aplicable el artículo 25, fracción III, en relación con los artículos 9o., fracción VIII (antes de 1995) o 2o.-A, fracción I, inciso h) (después de 1995).

Es decir, precisamente porque las condicionantes establecidas en los artículos 2o.-A, fracción I, inciso h) y 9o., fracción VIII excluían la aplicación del artículo 25, fracción III en relación con dichos preceptos, fue necesaria la adición de la fracción VII al artículo 25 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, para exentar la importación de oro cuyo contenido mínimo sea del 80%, sin ninguna condicionante.

Este criterio sustituye al 5.2.6. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

88/2001/IVA
Reembolsos o reintegros en especie.

Las empresas concesionarias de bienes o servicios que al decretarse su disolución y liquidación, reintegren bienes al Gobierno Federal como reembolso del haber social previamente aportado a las mismas, están obligadas al traslado y pago del impuesto al valor agregado a la tasa general, de acuerdo a lo ordenado por los artículos 1o. y 8o. de la ley que establece dicha contribución, ya que en virtud de lo previsto por el artículo 14, fracción I del Código Fiscal de la Federación, dichas operaciones constituyen una enajenación.

Este criterio sustituye al 5.2.7. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

89/2001/IVA
Enajenación de equipo agrícola.

Los contribuyentes que enajenen refacciones para maquinaria y equipo agrícola, ganadero o de pesca, están obligados al traslado y pago del impuesto al valor agregado a la tasa general que corresponda, en virtud de que la tasa del 0% que establece el artículo 2o.-A, fracción I, inciso e) de la ley de la materia, sólo opera cuando dichos equipos se enajenen completos, quedando expresamente exceptuadas las refacciones o partes de los mismos.

Este criterio sustituye al 5.2.8. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

90/2001/IVA
Pago y acreditamiento de impuesto al valor agregado por importaciones, cuando las actividades del importador estén gravadas al 0%.

De conformidad con lo dispuesto en los artículos 10 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y 41 de su reglamento, las empresas que importan maquinaria y equipo no producidos en el país, para el desarrollo de las funciones propias de su actividad, deberán pagar el impuesto al valor agregado que les corresponda, aun cuando realicen actividades gravadas a la tasa del 0%, pudiendo acreditarlo en los términos y con los requisitos que establece el artículo 4 de la ley de la materia.

Este criterio sustituye al 5.2.9. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

91/2001/IVA
Enajenación de piedra, arena y tierra.

De conformidad con el artículo 5o. del Código Fiscal de la Federación y para los efectos del artículo 9o., fracción I de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, por suelo debe entenderse el bien inmueble señalado en el artículo 750, fracción I del Código Civil Federal. Lo anterior lo confirma lo dispuesto por el artículo 10 del Reglamento de la Ley en comento.

Es por ello que a la enajenación de bienes muebles, como la piedra, arena o tierra, no sería aplicable el desgravamiento previsto en dicho artículo 9o. fracción I.

Este criterio sustituye al 5.2.10. adicionado a la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV-C-5320 de 22 de mayo de 1998 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

92/2001/IVA
Enajenación de colmenas polinizadoras.

De conformidad con el artículo 2o.-A, fracción l, inciso a) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, desgravamiento de animales y vegetales no industrializados, la enajenación de colmenas polinizadoras estaría gravada a la tasa del 0%, en el entendido de que se está enajenando al conjunto de abejas como tal y que la colmena propiamente dicha (caja con marcos o bastidores) es tan sólo un recipiente. Ello, no obstante, estaría sujeto a la siguiente precisión.

Una colmena normalmente tiene dos partes: la cámara o cámaras de cría y la cámara o cámaras de almacenamiento. Estas últimas también son conocidas como alzas para la miel.

Tomando en cuenta esta distinción, únicamente estaría desgravada la enajenación de los compartimientos (con abejas) que corresponderían a la cámara de cría.

Los compartimientos adicionales y los marcos o bastidores correspondientes, dado que no serían el recipiente para las abejas sino para el consumo o explotación de la miel, estarían gravadas a la tasa general.

Este criterio sustituye al 5.2.11. adicionado a la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV-C-5320 de 22 de mayo de 1998 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

93/2001/IVA
Cargos entre líneas aéreas.

Es improcedente la devolución del impuesto al valor agregado que soliciten las compañías aéreas que apliquen la tasa del 0% a los cargos entre líneas aéreas. Ello, en virtud de que dichos servicios no están afectos a la mencionada tasa, de conformidad con el artículo 2o.-A, fracción II y lo dispuesto en la regla 5.3.3. de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2000.

Este criterio sustituye al 5.3.1. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

94/2001/IVA
Servicios que dan lugar al pago de derechos.

Con fundamento en el artículo 3o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, los municipios no estarán obligados a pagar el impuesto por los actos que realicen que den lugar al pago de derechos.
Dentro de este último concepto quedan comprendidos los derechos federales, estatales o municipales.

Este criterio sustituye al 5.3.2. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

La exención contenida en el segundo párrafo del artículo 3o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, no resulta aplicable a las importaciones que realicen la Federación, los Estados, los Municipios, así como sus organismos descentralizados y las instituciones públicas de seguridad social, aun cuando paguen el derecho de trámite aduanero (DTA).

Ello es así dado que el DTA se paga por los servicios aduaneros referidos en el artículo 49 de la Ley Federal de Derechos y no así por el acto de la importación.

En este sentido, sólo estarán exentas del impuesto al valor agregado las importaciones que realicen las entidades citadas en los supuestos establecidos en el artículo 25 de la Ley de la materia.

Este criterio sustituye al 5.3.2. adicionando el rubro B contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV-C-5320 de 22 de mayo de 1998 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

95/2001/IVA
Transporte público terrestre de personas, excepto el de ferrocarril.

La Ley del Impuesto al Valor Agregado en su artículo 15, fracción V, establece que no se pagará dicho impuesto por la prestación del servicio de transporte público terrestre de personas, excepto de ferrocarril.

Encuadran en este supuesto los servicios de transporte terrestre de personas, prestados al amparo de los permisos o concesiones vigentes, que sean definidos por las disposiciones de la materia como transporte público o que no sean definidas como transporte privado.

Así, a nivel federal, se ubican en el supuesto del artículo 15, fracción V de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, quienes cuenten con permiso vigente de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte para prestar los servicios de autotransporte de pasajeros y de turismo, en cualquiera de sus variantes, expedidos de conformidad con la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal y sus disposiciones reglamentarias, exclusivamente por los servicios que, al amparo de dichos permisos, presten a personas. Este tratamiento, de conformidad con el Artículo Sexto Transitorio de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, sería extensivo a aquellos contribuyentes que tengan concesiones o permisos equivalentes, expedidos conforme a la Ley de Vías Generales de Comunicación y las disposiciones reglamentarias correspondientes.

Igualmente, estarían exentos del pago del impuesto al valor agregado los servicios de transporte público de personas realizado al amparo de concesiones o permisos otorgados por las autoridades estatales de conformidad con las leyes u ordenamientos correspondientes.

Cabe señalar que la exención sólo es aplicable al servicio de transporte público de personas y no al servicio de paquetería que pudieren prestar los mismos contribuyentes, el cual estará gravado a la tasa general.

Este criterio sustituye al 5.3.4. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

96/2001/IVA
Intereses moratorios.

La exención a la prestación de servicios por los que deriven intereses, prevista en el artículo 15, fracción X de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, comprende tanto los intereses normales como los moratorios.

Ello es así dado que el artículo 15 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, en general, exenta del impuesto a la prestación del servicio como tal y ello incluye a cualquier contraprestación que derive de ella, es decir, tanto los intereses normales como los moratorios.

Este criterio sustituye al 5.3.5. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

97/2001/IVA
Intereses en financiamientos de actos gravados a la tasa del 0% o exentos.

El artículo 15, fracción X, inciso a) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado supone dos actos conexos:

La enajenación, prestación de un servicio o el otorgamiento de uso o goce de bienes exentos o afectos a la tasa del 0%, y

El financiamiento que otorga el enajenante o prestador, al adquirente o prestatario, para cubrir la contraprestación pactada por la operación a que se refiere el inciso anterior.

Conforme a dicho artículo, estaría exento del impuesto al valor agregado sólo el financiamiento otorgado en dichos términos.

Por ello, si quien otorga el crédito o financiamiento es el adquirente, prestatario o un tercero, dicho financiamiento no estará exento, conforme al artículo 15, fracción X, inciso a) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, aunque pudiera estarlo conforme a otra disposición de la propia ley.

Este criterio sustituye al 5.3.6. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

98/2001/IVA
El impuesto al valor agregado acreditable y el cálculo del componente inflacionario.

Ni el impuesto al valor agregado acreditable, ni el saldo a favor del mismo impuesto deben considerarse en el cálculo del componente inflacionario.

De conformidad con el artículo 4o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, se entiende por impuesto acreditable el monto equivalente al impuesto al valor agregado que hubiera sido trasladado al contribuyente y el propio impuesto que éste hubiese pagado con motivo de la importación de bienes o servicios, en el mes o en el ejercicio al que corresponda.

La Ley del Impuesto al Valor Agregado, de acuerdo con los artículos 1o., cuarto párrafo, y 4o., sólo da derecho a restar, comparar o acreditar el impuesto al valor agregado acreditable contra el impuesto al valor agregado que el mismo contribuyente hubiere trasladado, con el objeto de determinar periódicamente un saldo a favor o impuesto a pagar. Es decir, el impuesto al valor agregado acreditable no es un concepto exigible a la autoridad fiscal y, por tanto, no constituye crédito o cuenta por cobrar.

Por ello, el impuesto al valor agregado acreditable, al no ser un crédito no debe considerarse en la determinación del componente inflacionario.

De conformidad con el artículo 6o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, los contribuyentes sí pueden acreditar los saldos a favor del impuesto al valor agregado, contra impuesto a su cargo que les corresponda en los meses siguientes, o bien, solicitar la devolución total del mencionado saldo a favor. No obstante, el saldo a favor, por la exclusión específica que hace el artículo 7o.-B, fracción IV, inciso b), subinciso 4 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, tampoco debe considerarse para los efectos de determinar el componente inflacionario.

Este criterio sustituye al 3.1.1. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

99/2001/IVA
Momento de causación.

El concepto de exigibilidad que utiliza el artículo 22 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado supone la existencia de una deuda no liquidada.

Dicha deuda no liquidada se pagará una vez que se hace exigible el crédito o, antes, mediante el pago de anticipados.

De ello deriva que si la deuda se extingue mediante pago, inclusive anticipos, aun antes de la fecha de exigibilidad, jurídicamente ya no tiene sentido hablar de exigibilidad por la parte liquidada, puesto que el crédito se ha extinguido. Así, debe entenderse que el impuesto al valor agregado se ha causado en el momento de pago o de la expedición del comprobante respectivo, cuando se realiza el entero antes de la fecha de exigibilidad.

Este tratamiento se aprecia en el propio artículo 22, puesto que se hace la aclaración expresa en la última oración en el sentido de que también sobre los anticipos se causa el impuesto al valor agregado. Esto se hace porque el anticipo ya no es un concepto exigible y el mencionado impuesto sobre dicho anticipo se causa en el momento que se paga.

El artículo 32, fracción III de la propia Ley del Impuesto al Valor Agregado indica que los comprobantes deberán entregarse o enviarse a quien efectúa o debe efectuar el pago de la contraprestación dentro de los quince días siguientes a aquél en que se debió pagar el impuesto, en los términos de los artículos 11, 17 y 22 de la Ley en mención.

Derivado de esta disposición debe entenderse que el pago de las contraprestaciones o la exigibilidad de la deuda ya han ocurrido una vez que se expiden los comprobantes. Así, en caso de que se emitieran comprobantes sin pago o deuda exigible, se estaría violando esta disposición y la razón de ser de los propios comprobantes.

Este criterio sustituye al 5.4.1. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

100/2001/IVA
Uso o goce de bienes en la región fronteriza.

El tratamiento para región fronteriza previsto en el artículo 2o. de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, es igualmente aplicable al otorgamiento del uso o goce temporal de bienes.

Este criterio sustituye al 5.4.2. adicionado a la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV-C-7363 de 23 de septiembre de 1997 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

101/2001/IVA
Servicios internacionales de telecomunicación vía satélite otorgados a residentes en el extranjero.

Toda vez que los servicios internacionales de comunicación vía satélite al público no encuadran en los supuestos de aplicación de la tasa del 0% especificados en el artículo 29 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, no sería procedente la aplicación de la mencionada tasa.

Sin embargo, el Reglamento de las Telecomunicaciones Internacionales, ordenamiento que es parte integrante del Convenio Internacional de Telecomunicaciones, mismo que fue suscrito por México el 12 de noviembre de 1995 y ratificado por el Senado, según decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 9 de febrero de 1967, en su artículo 6o., apartado 6.1.3 contiene el texto que a continuación se transcribe:

"Cuando en la legislación nacional de un país se prevea la aplicación de una tasa fiscal sobre la tasa de percepción por los servicios internacionales de telecomunicación, esa tasa fiscal sólo se percibirá normalmente por los servicios internacionales de telecomunicación facturados a los clientes de ese país, a menos que se concierten otros arreglos para hacer frente a circunstancias especiales."
Esta disposición resulta aplicable de conformidad con lo dispuesto por el artículo 133 constitucional y primer párrafo del artículo 1o. del Código Fiscal de la Federación.

Del convenio anterior, y para efectos de las telecomunicaciones internacionales, se desprende que sólo están gravados a la tasa general los servicios internacionales de telecomunicación vía satélite que se presten a los residentes en territorio nacional, mientras que los servicios prestados a residentes en el extranjero se encuentran exentos.

Este criterio sustituye al 5.5.1. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

102/2001/IVA
Seguros. Vehículos de residentes en el extranjero que ingresan temporalmente al país.

No resulta aplicable lo dispuesto en el artículo 29 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado a los servicios de cobertura de seguros en el ramo de automóviles a residentes en el extranjero que ingresan temporalmente a territorio nacional a bordo de sus vehículos, aun cuando el pago de la suma asegurada por haber ocurrido el siniestro previsto en la póliza se efectúe en el extranjero.

Ello, en virtud de que en estos casos el servicio o cobertura que comprende la póliza ampara al vehículo exclusivamente durante su estancia en territorio nacional, es decir, el seguro de referencia rige sólo durante el tiempo en que el vehículo circule en el país, y es en este tiempo cuando el asegurado recibe los beneficios.

Por ello, no puede considerarse que existe un aprovechamiento del servicio en el extranjero, quedando en consecuencia su prestación sujeta al traslado y pago del impuesto de que se trata a la tasa general.

Este criterio sustituye al 5.5.2. contenido en la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos, autorizado mediante oficio núm. 102-SAT-13 de 4 de julio de 1997 firmado por el Presidente del Servicio de Administración Tributaria.

103/2001/IVA
Servicio internacional de transporte aéreo de carga.

Para efectos de los artículos 16 y 29, fracción V de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, así como 45 de su reglamento, en materia del servicio internacional de transporte aéreo de carga, se determina lo siguiente:

Cuando el viaje inicia en territorio nacional y concluye en el extranjero, se aplicará la tasa general al 25% de la contraprestación, de conformidad con el artículo 16, párrafos segundo y tercero de la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

El 75% restante -siempre que el prestador del servicio sea residente en el país- se considerará relacionado con un servicio exportado y, por tanto, a él será aplicable la tasa 0%, de conformidad con el artículo 29, fracción V de la Ley de Impuesto al Valor Agregado, en relación con el artículo 45 de su reglamento.

En caso de que el prestador del servicio no sea residente en el país, el 75% restante se considerará relacionado con una actividad no gravada por la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

Cuando el viaje se realice entre dos puntos del extranjero, o bien inicia en el extranjero y concluye en territorio nacional y, además, igualmente el servicio es prestado por residente en el país, dicho servicio se considerará exportado y le será aplicable la tasa 0%, de conformidad con los mismos preceptos.

Si el prestador no es residente en el país, el servicio se considerará como una actividad no gravada por la Ley del Impuesto al Valor Agregado.

Este criterio sustituye al 5.5.4. adicionado a la Compilación de Normatividad Sustantiva de Impuestos Internos mediante oficio núm. 325-SAT-IV-C-5320 de 22 de mayo de 1998 firmado por el Administrador General Jurídico de Ingresos.

17/2002/IVA
Exenciones. Publicaciones electrónicas.

El artículo 123 de la Ley Federal del Derecho de Autor establece que el libro es toda publicación unitaria, no periódica, de carácter literario, artístico, científico, técnico, educativo, informativo o recreativo, impresa en cualquier soporte, cuya edición se haga en su totalidad de una sola vez en un volumen o a intervalos en varios volúmenes o fascículos, comprenderá también los materiales complementarios en cualquier tipo de soporte, incluido el electrónico, que conformen, conjuntamente con el libro, un todo unitario que no pueda comercializarse separadamente.

Igualmente, indica en su artículo 128 que las publicaciones periódicas gozarán de la misma protección que los libros.

Por lo anterior, en términos del artículo 9o., fracción III de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, se encuentra exenta del pago del impuesto al valor agregado la enajenación de libros, periódicos y revistas impresas en medios electrónicos.

18/2002/IVA
Prestación de servicios en invernaderos hidropónicos. Aplicación de la tasa del 0%.

El artículo 2-A, fracción II, inciso d) de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, establece de manera expresa, que se calculará dicho impuesto aplicando la tasa del 0%, cuando se presten determinados servicios independientes, entre otros, los prestados en invernaderos hidropónicos.

Interpretando en forma estricta esta disposición, con fundamento en el artículo 5o. del Código Fiscal de la Federación, resulta claro que se calculará el impuesto al valor agregado a la tasa del 0%, únicamente cuando el servicio independiente sea prestado en invernaderos hidropónicos, es decir, en invernaderos que ya existan como tales. Ésta interpretación excluye tácitamente, que el citado artículo pueda ser ampliado o hacerse extensivo a otros casos de prestación de servicios no previstos específicamente en la Ley, como aquellos servicios que se lleven a cabo para construir, habilitar o montar dichos invernaderos.

19/2002/IVA
Exención. Ejercicio de inicio de personas físicas con actividades empresariales con el publico en general.

El artículo 2-C de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, establece que las personas físicas con actividades empresariales que únicamente enajenen bienes o presten servicios al público en general o que se dediquen a actividades agrícolas, silvícolas o pesqueras, no estarán obligadas al pago de la contribución por tales actividades, siempre que en el año de calendario anterior sus ingresos por esas actividades no hubieren excedido de la cantidad señalada en el artículo en mención.

Conforme a lo anterior, dichas personas físicas, en el ejercicio en que inicien sus actividades, podrán acogerse a la exención prevista en el precepto de referencia, cuando estimen que sus ingresos, no excederán el límite a que se refiere la citada disposición.

20/2002/IVA
Régimen simplificado. Acreditamiento del impuesto al valor agregado cuando los comprobantes fiscales no coinciden con el ejercicio fiscal.

De conformidad con lo establecido en el artículo 4º.-A de la Ley del Impuesto al Valor Agregado, los contribuyentes que hasta el ejercicio fiscal de 2001 se encontraban tributando en el régimen simplificado, determinarán el impuesto a su cargo considerando como impuesto trasladado y acreditable, el que corresponda a los actos o actividades que hayan considerado como entradas o salidas de conformidad con la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta el 2001.

Asimismo, el artículo 24, fracción IX de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente hasta el 31 de diciembre de 2001, señala que tratándose de pagos que sean ingresos de los señalados en el Título II-A de la propia Ley, sólo se deducirán cuando sean efectivamente erogados.

Por su parte, los artículos 67-C, segundo párrafo y 119-E, antepenúltimo párrafo de la ley de referencia, establecen que los contribuyentes que cumplan con sus obligaciones fiscales en el régimen simplificado, deberán considerar las erogaciones que realicen, como salidas, en la fecha que efectivamente hayan sido pagadas.

Por lo anterior, los contribuyentes que hasta el ejercicio fiscal de 2001 se encontraban tributando en el régimen simplificado, pueden considerar como salida para efectos del impuesto sobre la renta y acreditar en el impuesto al valor agregado, los pagos efectuados en el ejercicio en que efectivamente sean erogados, independientemente de que los comprobantes respectivos hayan sido expedidos en el ejercicio anterior.